Eduardo Stigol, CEO de Inter Venezuela & TuVes HD: “75% del mercado venezolano, o más, se compone de operadores de DTH y de cable digitalizados”

Durante la última edición virtual de Nextv Series Andean, Eduardo Stigol, CEO de Inter Venezuela & TuVes HD, protagonizó la sesión one-on-one “La nueva TV paga venezolana y la vigencia del DTH en América Latina”. Allí, el ejecutivo reportó que el 75% del mercado en el país está compuesto por operadores de DTH y de cable ya digitalizados, y aseguró que el DTH es un producto que “aún tiene larga vida en zonas rurales de Latinoamérica”.

En relación a su visión general acerca de la situación actual del mercado venezolano de TV paga y los cambios que han tenido lugar durante estos últimos 12 meses, Stigol reportó que “el último año y medio ha constituido una nueva etapa en Venezuela, donde algo empezó a recomponerse”. Posteriormente, el ejecutivo explicó que “Venezuela atraviesa una crisis pero, en el último tiempo, y de la mano de Conatel (Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela) y de la mano de Sundde, una entidad que depende del Ministerio de Comercio y cuida los intereses de los clientes de cualquier servicio, que se empiece a entender que una industria que invierte en tecnología y en fibra óptica, no podía seguir subsistiendo con tarifas de centavos de dólar. En Venezuela, las tarifas se redujeron cien veces. Pasamos de cobrar entre USD 25 y USD 30 de ARPU por un servicio, a cobrar entre 15 y 20 centavos. Esas fueron las tarifas durante bastante tiempo”, explicó el ejecutivo.

Posteriormente, Stigol expresó que “durante todo ese tiempo, la industria venezolana de cualquier servicio no tuvo inversión ni hubo mantenimiento de las redes. Sin embargo, durante el último año y medio, se empezó a entender que, para sobrevivir, había que tener productos para un público más premium, y otros productos muy sociales, porque la gente gana salarios muy básicos en Venezuela, que no van a permitir acompañar un incremento en las tarifas. Entonces, había que cuidar que la gente siga teniendo servicios, y generar el incremento del ARPU por algún otro mecanismo. Estamos en medio de ese proceso, que va muy lento. La economía va evolucionando lentamente en Venezuela. Hay muchas cosas ya dolarizadas, pero los servicios en los hogares de los clientes son de los más difíciles para aumentar sus precios, porque son un gasto obligatorio para las familias.  Los servicios van bastante más atrasados en relación al resto del país, pero Venezuela se está dolarizando de a poco. Cualquier elemento que se adquiera para un hogar tiene un valor en dólares, muy parecido a cualquier otro país de la región, pero los servicios de telecomunicaciones, no”, aseguró, para luego explicar que “comenzaron a venir a Venezuela nuevas compañías, como ISPs de FTTH, como sucede en todo el resto de Latinoamérica.  Al principio, fue un problema para los operadores grandes, porque el Gobierno nos regula mucho las tarifas, no nos permite subirlas, y aparecieron pequeños operadores que cobraban lo que debían cobrar para poder invertir.  Y el Gobierno no tenía la capacidad de estar detrás de todos estos operadores. Y decidió aumentar lentamente las tarifas por el servicio que estábamos dando, pero, si invertimos en FTTH y damos un nuevo servicio basado en esta tecnología, nos permitirían cobrar como cobran las nuevas compañías que llegaron al país”, reportó el ejecutivo. “Además, se fue DirecTV del mercado, y eso generó muchos daños en las redes de todos los operadores de cable”. A modo de evaluación general, Stigol aseguró que “debimos acomodarnos y fue un año muy movido. El proceso es lento, pero creo que en alrededor de un año y medio más, vamos a tener las tarifas del sector en un nivel que permitirá a las compañías seguir reinvirtiendo y mantener las redes de una manera acorde”.

En relación a la salida de DirecTV del mercado venezolano y su posterior reactivación bajo una nueva marca, Stigol aseguró que “DirecTV debió irse del país porque tenía un conflicto en el cual el Gobierno de los Estados Unidos estableció que la compañía no podía transmitir determinados canales, porque pertenecían a entidades o personas sancionadas. El Gobierno Venezolano, a su vez, estableció que era obligatorio transmitir esos canales y que, de lo contrario, dejarían de tener la licencia. Y DirecTV decidió obedecer las leyes de los Estados Unidos y abandonar Venezuela. Y en el país no había capacidad para abastecer a toda la gente que se quedó sin servicio de DTH. Y, luego de pocos meses, el servicio se restablece como “Simple TV”, que utiliza la misma infraestructura que DirecTV, con un sistema de franquicias. Pero utilizan otras tarifas. Con lo cual, marcan el futuro del resto del mercado, con tarifas muy bajas, tarifas intermedias, y altas, para servicios HD, premium, y demás. De algún modo, nos puso al resto de los operadores en la situación de tener ese objetivo. El regulador no nos permitió a todos los operadores cobrar esos niveles de tarifas, y estamos en ese proceso, que va lento. Lo mismo pasa en los servicios de internet: de a poco van tratando de recuperar la tarifa que históricamente tuvieron en dólares, pero es un proceso muy lento. Pero es un camino que se inició y no para, y eso también es alentador para los operadores. 

En relación al proceso de digitalización de redes de HFC en Venezuela, Stiglol reportó que “los operadores más grandes estamos en camino de una digitalización total, y los operadores chicos están incapacitados de poder hacer esa inversión”. Además, el ejecutivo sostuvo que “el 75% del mercado venezolano, o más, está compuesto por compañías de DTH o de cable digitalizadas. Hay una gran parte del mercado venezolano que ya está digitalizado”. Además, Stigol dio su punto de vista en relación a cómo se observa el fenómeno de los ISPs desplegando FTTH para montar un servicio de TV paga en Venezuela, y reportó que “las redes de FTTH son una gran solución, porque no dependen del suministro eléctrico, y eso garantiza una continuidad que no pueden dar las redes de cable”. Además, el ejecutivo sostuvo que “nuestra industria ha cambiado rotundamente, y el OTT es una modalidad que va a tener que crecer. A su vez, el modelo de los ISPs va a crecer muy rápido, porque necesitan un producto de video para tener una oferta competitiva con algún player dominante que da los dos servicios (internet y TV paga), y ellos, solo con internet, sienten que están faltos de la oferta de TV, y pueden optar por ofrecer un servicio de TV de un tercero”. 

Stigol también se expresó en relación a cómo se está manejando la operación de TuVes actualmente, y explicó que “estamos en República Dominicana; en Panamá (Cable Onda); en Colombia (hay una empresa denominada ‘Click’; tenemos clientes en Ecuador; operaciones propias en Bolivia y Chile; clientes en Uruguay; tenemos otros competidores nuestros en Bolivia a quienes les ofrecemos nuestros servicios; y el DTH es un producto que, en zonas rurales, aún tiene muchísimos años de vida en Latinoamérica, por varios motivos: primero, porque la internet con alta velocidad va a tardar muchos años en llegar a esas zonas; y también por la lentitud de la migración a las nuevas tecnologías”. El ejecutivo también sostuvo que “la migración masiva a una solución OTT no será de un día para el otro, sino que será un camino. En las zonas urbanas, en las grandes ciudades, en determinado estrato de edades, no cabe duda de que va a ser la primera opción. El DTH todavía tiene muchísima vida, pero hay que entender que pensar que será una tecnología líder en grandes centros urbanos (por ejemplo: Buenos Aires, San Pablo o Santiago de Chile), donde hay FTTH y competidores ofreciendo bundles, eso será muy difícil”.

|