La Agencia Nacional de Cine (Ancine) de Brasil presentó una serie de recomendaciones para la regulación de servicios VOD en el país.

El documento fue elaborado después de una consulta pública y fue presentado el pasado 16 de mayo ante el Consejo Superior de Cine.

El organismo entiende que debe haber una legislación específica para este mercado e incluso considera que este tipo de plataformas, entre las que se encuentra Netflix, deben incorporar una cuota mínima de contenido brasileño en su catálogo.

Para Ancine, todas las empresas que ofrezcan contenidos audiovisuales a usuarios de Brasil deberán someterse a esta legislación, independientemente de la localización de su sede e infraestructura para la prestación del servicio.

Ancine propone que los servicios de video bajo demanda ofrezcan un porcentaje mínimo de 20% de contenidos audiovisuales brasileños en los catálogos, siendo por lo menos la mitad producidos por productoras independientes, y que los proveedores realicen inversiones anuales en producción o licenciamiento de obras locales independientes. Los porcentajes de inversión obligatoria serían calculados progresivamente en relación a los ingresos brutos de facturación, y podrían llegar hasta un 4%.

Ancine también recomienda que los proveedores paguen el Condecine (una contribución al desarrollo de la industria cinematográfica) y propone modificar el actual esquema, es decir, cobrarlo teniendo en cuenta un porcentaje de los ingresos brutos anuales y no por cada título del catálogo, como se hace actualmente.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Print this pageEmail this to someone